Acatisia: remedios caseros

Hacer cambios en el estilo de vida simples pueden desempeñar un papel importante en el alivio de los síntomas de la acatisia. Estos pasos pueden ayudar a reducir la actividad extra en sus piernas:

  • Tomar analgésicos. Para los síntomas muy leves, tomar un analgésico de venta libre como el ibuprofeno cuando los síntomas comienzan puede aliviar las contracciones y las sensaciones.
  • Baños y masajes. Los baños con agua tibia y masajear las piernas puede relajar sus músculos.
  • Aplique compresas tibias o frías. Es posible que el uso de calor o de frío, o el uso alternado de ambos, disminuya las sensaciones en sus extremidades.
  • Pruebe técnicas de relajación, como la meditación o el yoga. El estrés puede agravar la acatisia. Aprenda a relajarse, especialmente antes de irse a la cama por la noche.
  • Establecer una buena higiene del sueño. La fatiga suele empeorar los síntomas de la acatisia, por lo que es importante que practique unos buenos hábitos del sueño. Idealmente, implica tener un ambiente fresco, tranquilo y cómodo para dormir, ir a la cama al mismo tiempo, y dormir lo suficiente para sentirse bien descansado. Algunas personas con acatisia encuentran que ir a la cama más tarde ayuda a dormir lo suficiente.
  • Hacer ejercicio. De forma moderada, el ejercicio regular puede aliviar los síntomas de la acatisia, pero la exageración en el gimnasio o hacer ejercicio demasiado tarde en el día puede intensificar los síntomas.
  • Evite la cafeína. A veces, reduciendo el consumo de cafeína puede ayudar a las piernas inquietas. Vale la pena tratar de evitar los productos que contienen cafeína, como el chocolate y las bebidas con cafeína, como el café, té y refrescos, para un par de semanas para ver si esto ayuda.
  • Reduzca el consumo de alcohol y tabaco. Estas sustancias pueden agravar o desencadenar los síntomas de la acatisia. Intente evitarlos.